Máxima participación pública para aprobar la Operación Chamartín: ideas y pasos para su consecución

La Comisión de Infografía Operación Chamartín featuredDesarrollo Sostenible del Ayuntamiento de Madrid ha propuesto la denegación de la aprobación definitiva del PPRI (Plan Parcial de Reforma Interior) del APR 08.03 Prolongación de la Castellana, popularmente conocido como “Operación Chamartín“.

Si los ciudadanos participan del proyecto, el proyecto se aprueba.

Desde Urbanistica 91, no habiendo accedido aún al Informe de la Comisión relativo a la Propuesta de denegación de dicha aprobación, valorando las notas e informaciones recabadas en prensa, lo valoramos de la siguiente forma (de la misma forma que valoramos la sentencia anulatoria de la anterior aprobación del PPRI):

  • No tiene ningún sentido que una ficha urbanística mal escaneada redactada hace más de 20 años sea la responsable de la ordenación urbanística de más de 3 millones de metros cuadrados de suelo urbano de la capital de un país occidental.
  • No tiene ningún sentido, porque no hay nada de expresión popular, de manifestación democrática, de voluntad de lo que los ciudadanos realmente quieren, que un parámetro urbanístico validado hace décadas, tras un proceso de participación ciudadana probablemente inexistente, sea lo determinante para aprobar o denegar una actuación urbanística como la de la Prolongación de la Castellana (en realidad, no puede ser determinante para ninguna actuación, ya que se debe revisar el modelo jurídico-urbanístico a nivel de planeamiento en su integridad, como venimos defendiendo desde Urbanística 91).
  • Sobran informes de sectoriales, comisiones municipales, comisiones de urbanismo regionales que nadie conoce, sobran informes técnico-jurídicos que nadie entiende, sobra burocracia opaca que luego sirve para aprobar planes muy “transparentes”, sobran trámites que nadie sigue y falta mucha información; más que información, lo que faltan son canales de información.
  • Cuanta más transparencia y difusión haya del plan propuesto por el promotor, más posibilidades habrá de conseguir su aprobación definitiva.
  • Y la transparencia, por favor (y esto va por el promotor) no consiste en organizar foros con “estrellas” internacionales del urbanismo para extraerles dos frases memorables que avalen el proyecto.
  • La actuación de la nueva corporación en relación a las propuestas de reforma de la Plaza de España ha sido fantástica: preguntar a los ciudadanos. ¿Por qué no preguntan a los madrileños también sobre lo que les gustaría tener en Chamartín: “blocazos” de pisos pantalla de cemento o rascacielos con más suelo libre de edificación?
  • ¿Por qué no preguntan a los madrileños sobre la propuesta presentada para su aprobación definitiva?
  • ¿Por qué no se participa en un proceso como en el de la Plaza de España donde se exponga por tiempo la propuesta presentada y contrastarla por ejemplo con la presentada por el grupo municipal socialista?
  • ¿Cuál es el criterio paisajístico o medioambiental que determina que construir en altura es más lesivo o antisocial que construir en horizontal donde se produce mucha mayor ocupación del suelo y del espacio? ¿Acaso no es al contrario?
  • Siempre y cuando se acredite que una actuación cuenta con los recursos hídricos, energéticos y de infraestructuras suficientes, haciéndola medioambientalmente sostenible, ¿dónde está escrito que consumir edificabilidad en baja altura es mejor que hacerlo en altura? ¿Acaso una alta densidad es menos eficiente en el consumo de recursos, cuando precisamente más número de personas deben compartir el mismo espacio? ¿Donde está escrito que sea urbanísticamente más razonable edificar en bloques de 8 plantas que en bloques de 30? ¿Cuál es la opinión a nivel paisajístico de la zona de las Cuatro Torres de Madrid? 
  • ¿Por qué el promotor, Distrito Castellana Norte, no actúa de una vez sin complejos y plantea una estrategia de comunicación abierta y directa donde manifieste que quiere materializar más edificabilidad para viabilizar el proyecto y que esto va a redundar en beneficio de la ciudad de Madrid
  • ¿Por qué el promotor no expresa abiertamente que quiere más edificabilidad para hacer un proyecto moderno, funcional, estético, de calidad y, por tanto, socialmente positivo para todos?

Ante la Propuesta de Resolución denegatoria de la Comisión de Desarrollo Urbano Sostenible de Madrid, durante los siguientes meses, se debería hacer lo siguiente:

  1. Someter las propuestas (todas las propuestas) de ordenación del APR a un proceso de participación pública directa, creando canales de comunicación y creación continua con los ciudadanos (físicos y digitales).
  2. Una vez se consiga que el desarrollo de Chamartín esté en la calle (y no sólo en la prensa y en las oficinas), una vez que los ciudadanos no sólo tengan toda la información (repetimos, toda la información) sino que incluso hayan contribuido a producirla (aquí el promotor tiene mucho que decir y hacer), cuando se consiga hacer a la gente responsable de sus decisiones y ya nadie se pueda esconder, que se someta por fin a una decisión democrática, rigurosa, consciente y responsable por parte de la ciudad de Madrid.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

X
- Enter Your Location -
- or -