Sentencia Tribunal Supremo de 10/10/2013 sobre Deslinde dominio marítimo-terrestre

Tipo de resolución Sentencia
Número de resolución
Fecha de resolución 10/10/2013
Número de recurso 3467/2009
Roj
Jurisdicción Contencioso-administrativa
Órgano jurisdiccional Tribunal Supremo
Sala jurisdiccional Sala de lo Contencioso-Administrativo
Sección
Partido judicial
Municipio Ribamontán al Mar, Cantabria, Spain
CCAA Cantabria
Clase de suelo
Acto administrativo y/o disposición normativa Deslinde dominio marítimo-terrestre
Fallo Desestimación del recurso contencioso, Imputa las costas procesales
Resumen material Costas. Delimitación del dominio público. La exclusión por vía reglamentaria de “las ondas de mayor periodo de origen sísmico o de resonancia cuya presentación no se produzca de forma secuencia” no permite considerar comprendidos en la excepción todos los temporales que sean inusuales por su intensidad.

La STS, Sec. 5a, 10-10-2013, RC 3467/2009, establece como criterio hermenéutico de la excepción a la regla del artículo 3.1.a/ de la Ley 22/1988, 28 julio, de Costas, que determina que el dominio público llega “… hasta el límite hasta donde alcanzan las olas en los mayores temporales conocidos”, contenida en el 4.b/ del Real Decreto 1471/1989, de 1 de diciembre, por el que se aprueba el reglamento general para desarrollo y ejecución de la Ley de Costas, (” no se tendrán en cuenta las ondas de mayor periodo de origen sísmico o de resonancia cuya presentación no se produzca de forma

secuencia”) el de la necesaria limitación del alcance de la excepción “pues la amplitud y rotundidad de la norma legal (artículo 3.1.a/ de la Ley) determina que la salvedad o excepción prevista en el precepto reglamentario solo pueda ser interpretada y aplicada de forma restrictiva. Y, siendo ello así, la exclusión por vía reglamentaria de “las ondas de mayor periodo de origen sísmico o de resonancia cuya presentación no se produzca de forma secuencia”, no permite considerar comprendidos en la excepción todos los temporales que sean inusuales por su intensidad.”. Conclusión que la Sala refuerza apelando a la evolución legislativa del tratamiento de la delimitación del límite interior de la ribera del mar en los términos siguientes: “Aunque la recurrente sostiene en que el régimen legal no ha sufrido cambio en este punto, parece claro la expresión que utiliza la Ley de Costas de 1988 ) (hasta donde alcanzan las olas en los mayores temporales conocidos) no es coincidente con la que empleaba la Ley de Costas de 1969 ( las mayores olas en los temporales ordinarios). Así lo señala la sentencia de esta Sala de 15 de abril de 2004 (casación 7272/2001 ) cuando declara que <<…en lo que hace a la determinación de la línea interior (esto es, tierra adentro) de la zona marítimo- terrestre, establece la Ley dos criterios (uno: el límite hasta donde alcanzan las olas en los mayores temporales conocidos; otro: el de la línea de pleamar máxima viva equinoccial), ninguno de los cuales es subsidiario (que sí lo eran los dos que contemplaba la Ley de 1969 en su artículo 1.2), pues ha de optarse siempre por aquel que adentre más en la tierra la línea interior de ese espacio demanial. Además, mientras la Ley de 1969 tenía en cuenta las mayores olas en los temporales ordinarios (artículo citado), la Ley de 1988 tiene en cuenta las olas en los mayores temporales conocidos>>. Y en el mismo sentido puede verse la sentencia de 27 de abril de 2004 (casación 6398/2001)”. (FJ 3)

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

X
- Enter Your Location -
- or -