El Ayuntamiento aprueba por unanimidad la Operación Chamartín

El pleno del Ayuntamiento ha aprobado por unanimidad  Madrid Nuevo Norte (MNN), conocida como Operación Chamartín, con los votos a favor de todos los grupos municipales, Más Madrid, PP, Cs, PSOE y Vox. El proyecto que cambiará la fisionomía del norte de la ciudad, que redactó el gobierno de Manuela Carmena, ha conseguido luz verde después de más de 25 años de bloqueo.

El alcalde, José Luis Martínez-Almeida (PP), ha celebrado el “consenso” con que el que ha salido adelante el desarrollo, que en su opinión, “va a generar una operación mejor para cerrar el norte”.

El proyecto ha sido una de las grandes apuestas de Manuela Carmena, y su postura le costó algunas de las mayores crisis en su gobierno. Si MNN no llegó al pleno en el anterior mandato es porque el preceptivo informe de impacto medioambiental de la Comunidad de Madrid llegó al Ayuntamiento el 20 de mayo, seis días antes de las elecciones municipales.

El desarrollo se articula en torno a la estación de Chamartín, que será remodelada y sus vías, soterradas. Sobre una superficie de 2,65 millones de metros cuadrados se construirán 10.476 viviendas, 2.565 (24%) con algún tipo de protección, oficinas, comercios y zonas verdes. El Ayuntamiento calcula un impacto económico de 18.260 millones de euros en toda la región y la creación de 241.700 nuevos empleos, de los que dos tercios repercutirán en el espacio metropolitano.

El gobierno de Ahora Madrid, como ha recordado en el pleno el exdelegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, hizo tres cambios fundamentales sobre el plan de Botella. El primero tenía que ver con la movilidad. Para promover el uso del transporte público y que el 80% de los viajes se hicieran de esa forma, situó los edificios privados (oficinas, comercios y hoteles) cerca de la estación de Chamartín, en lugar del entorno de la M-30, como estaba planeado. La segunda modificación fue reducir la edificabilidad, impidiendo construir sobre las vías del tren y extrayendo estas del cómputo. Se pasó de 3,37 millones de metros cuadrados edificables a 2,65 millones. El tercer cambio fue la apuesta por la vivienda pública. Se pasó del 10% mínimo que marca la ley al 20% y se estableció que el 10% de cesión de suelo que corresponde al Ayuntamiento se dedicase a vivienda, protegida y libre.

El proyecto, detrás del cual está la promotora Distrito Castellana Norte (DCN), participada por al 75,5% por el BBVA y al 24,5% por la constructora San José, deberá recibir ahora la aprobación definitiva de la Comunidad de Madrid. La empresa anunció el viernes pasado el cese de su presidente, Antonio Béjar, imputado en el caso Villarejo, la investigación judicial que trata de aclarar el papel que tuvo el banco en la contratación del comisario jubilado José Manuel Villarejo para actividades de espionaje a empresarios, políticos y periodistas.

Después de comenzará la tramitación para arrancar los trabajos de construcción. A finales de 2020 empezarán las obras de urbanización, que pueden durar entre ocho y nueve años, hasta al menos 2028. Hay que sumar 24 años para que el desarrollo esté edificado completamente. Los cuatro ámbitos se abordarán por fases. La del Centro de Negocios será la de mayor duración. Las Tablas Oeste se terminará en 2033 y el ámbito Malmea-San Roque-Tres Olivos en 2037.

 

Fuente de la noticia: El País.
Publicado el 26/08/2019 en Contratación pública, Contratos administrativos, Concesión de obra pública, Gestión de servicios públicos, Disciplina urbanística, Proyectos de Urbanización con las siguientes etiquetas: operacion chamartin
Clase de suelo:
Municipio: Madrid
Comunidad Autónoma: Comunidad de Madrid

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*