Prescripción de sanción e infracción urbanística en Islas Canarias

CCAA Canarias
Legislación Ley 4/2017, de 13 de julio, del Suelo y de los Espacios Naturales Protegidos de Canarias
Momento a partir del cual se inicia el cómputo del plazo de prescripción de la acción de restauración Desde la terminación de la obra
Plazo de prescripción de la acción de restauración/restitución/restablecimiento/protección de la legalidad urbanística (órdenes de legalización y/o demolición/derribo) 4 años
Plazo de prescripción de infracciones (graves) 2 años
Plazo de prescripción de infracciones (muy graves) 4 años
Plazo de prescripción de infracciones (leves) 1 año
Momento a partir del cual se inicia el cómputo del plazo de prescripción de las sanciones urbanísticas Desde la firmeza de la Resolución imponiendo la sanción
Plazo de prescripción de sanciones (muy graves) 3 años
Plazo de prescripción de sanciones (graves) 2 años
Plazo de prescripción de sanciones (leves) 1 año
Momento a partir del cual se inicia el cómputo del plazo de prescripción de las infracciones urbanísticas

El plazo de prescripción de las infracciones comenzará a contarse desde el día en que la infracción se haya cometido o, en su caso, desde aquel en que hubiera podido incoarse el procedimiento. A este último efecto, se entenderá posible la incoación del procedimiento sancionador desde el momento de la aparición de signos externos que permitan conocer los hechos constitutivos de la infracción. En caso de infracciones continuadas o permanentes, el plazo comenzará a correr desde que finalizó la conducta infractora. Interrumpirá la prescripción la iniciación, con conocimiento del interesado, de un procedimiento administrativo de naturaleza sancionadora, reiniciándose el plazo de prescripción si el expediente sancionador estuviera paralizado durante más de un mes por causa no imputable al presunto responsable.

Cuando la infracción se haya cometido con ocasión de la ejecución de obras o el desarrollo de usos, el plazo de la prescripción de aquellas nunca comenzará a correr antes de la completa terminación de la construcción, edificación o instalación o el cese definitivo de los usos. A estos efectos, se entiende producida la completa terminación de las construcciones, edificaciones e instalaciones a partir del momento en que estén dispuestas para servir al fin o uso previsto sin necesidad de ninguna actuación material posterior, salvo obras de ornato y embellecimiento.

Como excepción a lo dispuesto en el párrafo anterior, cuando se trate de usos consolidados previstos en la presente ley, el plazo de prescripción se computará desde el momento en que se produzca la consolidación.