Sentencia del Tribunal Supremo, (Sala de lo Contencioso Administrativo, Sec. 6ª) de 22 de enero de 2013

La Sala desestima el motivo de impugnación tras haber mantenido, en primer lugar, que la lógica interna del art. 52 LEF es que el devengo de intereses sin solución de continuidad desde la ocupación hasta el pago está íntimamente ligado a que el momento a que debe referirse la tasación es también el de la ocupación; y ello porque es en ese momento cuando ha de iniciarse la pieza de justiprecio. En segundo lugar, es importante subrayar un extremo que en la sentencia impugnada queda simplemente apuntado: cuando a finales de 2004 se inició la pieza de justiprecio, la recurrente dio por supuesto que la valoración no debía ir referida al año 1957, sino a ese mismo momento. En tercer y último lugar, no cabe ignorar que el terreno expropiado ha estado ocupado durante casi cincuenta años sin que se estableciera y abonara el correspondiente justiprecio; pero el modo de reparar el perjuicio que ello haya podido ocasionar a la recurrente no puede ser, por las razones ya indicadas, el reconocimiento de los intereses que aquélla pretende. Hay que tener en cuenta, por lo demás, que el hecho de haberse fijado el justiprecio con arreglo al valor del terreno expropiado en el año 2005 supone ya una compensación, por la extraordinaria revalorización de aquél con respecto al año 1957, razón por la que no cabe apreciar vulneración alguna de los arts. 52, 56 y 57 LEF.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

X
- Enter Your Location -
- or -